Un peinado para cada vestido de novia

Tu vestido merece el peinado adecuado

Por si fuera sencilla la tarea de encontrar el vestido de novia perfecto, aquel en el que se centrarán todas las miradas ese gran día, también tendrás que escoger el peinado. Una decisión nada fácil si tenemos en cuenta que el peinado que elijamos puede desde arruinar, hasta hacer brillar un look nupcial.

Para toda novia, el día de su boda es el estilismo más importante de su vida, con lo cual debe sentirse cómoda, radiante e identificada con el look, y para ello es importante equilibrar, teniendo en cuenta el peinado, el escote y la forma de su cuerpo.

Espalda descubierta

Los escotes en la espalda son la tendencia absoluta de las últimas temporadas. Aportan un efecto sensacional y permiten todo tipo de peinado, tanto recogidos como semi recogidos o sueltos, sin embargo, trata de evitar el recogido alto para no mostrar en exceso. Lucirá más uno bajo, a la altura de la nuca o en trenza.

 

Espalda semi descubierta

No es lo mismo lucir un vestido de novia con espalda completamente abierta que una semiabierta, que tan solo insinúa. El recogido bajo es su mejor aliado, ya que puedes jugar con la continuidad del escote, dejando la espalda al descubierto y la parte superior de la espalda y nuca cubiertas.

Escote en «V»

La mejor opción para este tipo de escotes el recogido alto o bajo para seguir alargando el escote y el cuello de la novia.  Una segunda opción, para aquellas novias que quieran darle un toque más informal a su estilismo, es una trenza deshecha a un lado o bien una melena suelta.

 

Escote palabra de honor

Este es el escote que admite todo tipo de peinados, aunque es importante valorar el estilo de la novia, su forma de rostro, la estación del año, el estilo de la boda, los complementos, etc. para decidirse por uno u otro.

Un recogido le dará un aire romántico y sofisticado a la novia, mientras que con una melena suelta marcada en ondas, proyectará un estilo más vintage.

 

Escote halter o cuello cisne

Algunas novias optan por diseños sofisticados que incluyen cuellos altos que pueden estilizar el busto si se acierta con el peinado. Hay que evitar sobrecargar el look de la novia con peinados altos, coletas, recogidos o moños siempre dejando el cuello al descubierto.

 

Escote barco o cerrado

Este tipo de escotes visten por completo el busto de la mujer, por lo que el peinado se debe adecuar para no sobrecargar el look, sino acompañarlo de forma elegante y favorecedora.

La novia que elige este escote suele ser de aire más formal y romántico, por lo que un recogido clásico sería la mejor apuesta.  Conviene evitar los semi recogidos o la melena suelta, que tomarían excesivo protagonismo alrededor del rostro.

Escote asimétrico

Para los escotes que enseñan un solo hombro, la propuesta es jugar con la asimetría con una trenza en el lado contrario. Este escote también se puede combinar con unas ondas para armonizar y dar un aire romántico o de mujer fatal, según el look que se desee conseguir.

Vestidos «joya»

Cualquier vestido de novia puede convertirse en una auténtica obra de arte en combinación con encajes, pedrería, bordados o aplicaciones. Pero, a su vez, son elementos a tener en cuenta a la hora de elegir el peinado de la novia. Si el vestido lleva muchos adornos en la zona superior, no es aconsejable llevar un adorno muy grande en el pelo, ya que no armonizaría el estilismo. La mejor opción es un recogido sencillo, alto o bajo.

 

El tipo de rostro de la novia es otro punto importante a considerar

Rostro alargado

Se deben buscar líneas horizontales que corten la verticalidad dando volumen en los laterales y poco o ninguno en la parte superior de la cabeza, las cintas en la frente y los flequillos también ayudan a acortar el rostro. Un peinado ideal sería recogido bajo con volumen lateral y que se vea pelo a los lados del cuello, las ondas irán perfectas en este tipo de recogidos.

Rostro redondo

Debe buscarse la manera de alargarlo dejando algún mechón suelto en la parte delantera a la altura del pómulo y por debajo de la barbilla, esto permitirá enmarcar el rostro, también los recogidos altos y las coletas. Es importante visualizar nuestro rostro como un conjunto armonioso.