El brunch (nace a partir de la unión de “breakfast” con “lunch”), es una opción ideal para disfrutar y combinar todo lo que nos gusta

Consiste en una comida que se da generalmente luego del desayuno y antes de la comida, aunque también entre la comida y la merienda. Se suele servir, por regla general, en un período de tiempo que va desde las 10:00 hrs. hasta las 16:00 hrs. La primera vez que se escribió sobre el brunch fue en la revista satírica inglesa Punch en 1896.1​ En esa época, las familias británicas de clase alta solían dar el domingo libre a los sirvientes, y estos preparaban un bufé para que, durante todo el día, sus jefes pudieran servirse.

Para empezar el año

Y qué te parece si el primer día del año lo iniciamos con un brunch en el que aprovechemos los sobrantes de la cena de fin de año, y los aderezamos de distinta manera.

Por ejemplo, si cenamos pavo, podemos hacer unas deliciosas , el salmón ahumado lo podemos ofrecer junto con una terrina de queso, etcétera.

Lo que no debemos olvidar, es que para completar un buen almuerzo, no deben faltar el la mesa (por cierto siempre tipo buffet: Frutas, carnes frías, quesos, varios tipos de pan salado, pan dulce, postres, Jugos, cafés, bebidas caliente y frías, lácteos (leche y yogurth) y los “platos fuertes” que desees agregar, que bien pueden ser de lop que nos sobró de la cena, o preparados expreso para la ocasión.

Si estás en la playa qué te parece un brunch de mariscos y ceviches… una verdadera delicia… para empezar el año disfrutando… que ya lo merecemos.