DecoraciónTendencias

Olinalá, colores y aromas en creaciones únicas

67views

Seguramente, si has visitado los centros de artesanías de Acapulco, las hayas visto, se trata de elementos, principalmente cajitas, adornadas con hermosas figuras de diferentes colores y un inigualable aroma

Las cajitas y diversas artesanías de Olinalá provienen de una bella población del mismo nombre, enclavada en la serranía, es la cuna de una de las artesanías más representativas de Guerrero y de México.

Cajas, arcones, charolas, jícaras, máscaras y ajuares completos para amueblar recámaras y comedores, se producen todo el año con la olorosa madera de olinalué.

Las artesanías de Olinalá, que por cierto cuentan con Denominación de Origen desde 1994, son elaboradas con una técnica prehispánica en la que los artesanos aplican sobre la pieza capas de maque, una combinación de aceite de chía y mezclas de tierra.

Primero es un polvo negro que se llama Tolte y que se extrae de la corteza de un árbol de encino; el polvo blanco o dorado que le llama Tecoxcli, una piedra de óxido de hierro que se extrae de la mina y la calcita, que se pulveriza con marro en metate hasta quedar un polvo fino.

Para darle brillo a las cajas de Olinalá se utiliza aceite de chía que es preparado por los propios artesanos. Lo extraen de unas semillita y antes de molerse se que se tuestan  en un comal y después se lleva a un molino.

Una vez que la pieza de madera está lista, pintada y con el tiempo suficiente de secado se empieza a dibujar y se utiliza la pluma de Guajolote, pelos de gatos y espina para trazar figuras, rayados y punteados; además de la cola de zorro para limpiar los polvos que se va dejando a la hora de diseñar las piezas de laca.

En tres meses estás tradicionales piezas están lista para salir al mercado en la espera de un comprador que atesore su aroma y su belleza exterior.

Así que ya lo sabes,  si quieres contar con una pieza artesanal única, no debes dejar de llevar a tu casa una de estas maravillosas creaciones.

Leave a Response