Bahía de Santa Lucía

El alma de Acapulco

Acapulco no sería el mismo sin la hermosa bahía de Santa Lucía. Su extenso cuerpo de color azul se ha convertido en el principal rostro de este espectacular puerto. Sin embargo, a un lugar de estas dimensiones, no basta con solo verlo. Se debe recorrer, nadar, contemplar y hasta volar para poder apreciarlo de todos los ángulos posibles.

Cada una de las actividades que aquí se pueden realizar, cuenta con protocolos bien establecidos y un reglamento de seguridad.

Stand up paddle

Esta práctica consiste en remar de pie sobre una tabla especial. En Acapulco, este recorrido se realiza desde playa Marbella, una de las más preciosas de toda la bahía. Cada visitante recibe un chaleco salvavidas, un remo y una tabla de acuerdo a su complexión. Durante el trayecto, un instructor acompaña a los participantes, los cuales recorren El Morro, una gigantesca piedra en medio de la playa.

Esnórquel

Para las almas exploradoras, está la práctica del esnórquel en una zona arrecifal, muy cerca de la playa. Aquí podrás desde nadar junto a decenas de peces de colores, corales, esponjas, hasta observar mantarrayas y tortugas.

Paseos en yate

Disfruta con tus amigos y familia de un paseo en barco, con música en vivo y deliciosos cócteles. Puedes viajar por la tarde, para disfrutar del espectacular paisaje de las puestas de sol, o por la noche para recorrer el mar bajo la luz de la luna y las estrellas. 

Contemplación

Si lo tuyo es contemplar los alrededores de la bahía de Santa Lucía, podrás hacerlo en kayak y subir hasta la plataforma superior de El Morro para deleitarte de esplendidas vistas panorámicas.