Bienes RaícesTendencias

Decoración emocional, que tu casa sea tu hogar

115views

La decoración emocional no entiende de normas, ni de medidas. Sin embargo consigue que las casas sean únicas y maravillosas. ¿Su fórmula? Que no hay fórmula. Simplemente debes decorar dando respuesta a tus necesidades y a tus sentimientos.

Estos son los 5 pasos que te llevarán a construir tu hogar.

Paso 1: aligera y ordena.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el orden y desorden que nos rodea en casa. A veces, sentirse plenamente bien emocionalmente en casa es sólo una cuestión de orden. Como bien sabrás, una vivienda desordenada puede llegar a producir estrés e incomodidad.. Tira objetos que no necesites y deja espacio, además, a cosas nuevas. Que cada cosa encuentre su lugar y sea el más agradable posible. Recorre cada estancia y retira lo que no uses o no te guste. Es pesado, lo sabemos, pero imprescindible. Es el primer paso para una casa que te haga feliz.

PASO 2: un espacio propio y especial.

Para cambiar el nombre de ‘casa’ a ‘hogar’, lo único que necesitamos es ubicar una zona en ella y que sea nuestra, para desconectar de todo y que transmita tranquilidad. Nuestro refugio personal. Elige elementos decorativos y mobiliario cómodos y acordes a tus gustos. Un espacio íntimo que invite a la meditación y la calma.Para ello, prioriza: primero coloca lo que necesitas en cada rincón de ese espacio. Las habitaciones deben estar organizadas para que cumplan una sola función y te hagan la vida fácil. Después, añade lo que te hace sonreír.

Paso 3: ilumina y llenáte de vitalidad

La iluminación, uno de los factores determinantes en la decoración emocional. La luz regula nuestro ritmo biológico y es quizás el pilar fundamental donde tiene que girar todo lo demás. La luz natural nos aporta grandes beneficios, alegría, optimismo y activa nuestro sistema inmunitario. Por ello, la iluminación en casa debe estar estudiada, tanto la natural como la artificial. No nos aporta igual una luz cálida que una iluminación más fría.

Paso 4: protégete con color

Expertos en psicología del color aseguran que la sensación de tranquilidad y protección puede conseguirse con la pintura. Los tonos serenos producen sensación de equilibrio y el equilibrio nos hace sentirnos en el lugar adecuado. Puede ser un rosa, un verde, un azul, un gris… siempre en sus gamas más suaves.

Paso 5: regálate los sentidos

Los objetos que provienen de regalos emotivos aportan cariño, pero a veces no van con la personalidad de la casa ni de los habitantes. Elige qué quieres tener a la vista, y los que no deberían porque no es benéfico para nuestras emociones.
Busca que todo lo que decore tu espacio no solo te pida ser contemplado sino que te invite a tocarlo, a olerlo, a sentirlo. Por ejemplo:

  • Piezas, telas y detalles que te conecten con la naturaleza: muebles de madera, de fibras naturales; tejidos de algodón, de lino; plantas…
  • Formas curvas: en mesas, auxiliares, pufs, lámparas redondas… Son armónicas y refuerzan la sensación de seguridad.
  • Muebles o detalles heredados, con historia: el paso del tiempo les da una pátina de solidez. Eso sí, deben transportarte a momentos agradables.
  • Complementos y detalles hechos por ti. Suben la autoestima.
  • Recuerdos: fotos, detalles comprados en viajes… Elementos que te traigan buenos recuerdos o experiencias enriquecedoras.

Cinco sencillos y poderosos pasos rumbo a la felicidad.

 

Leave a Response