Salud y BellezaTendencias

Consejos para el cuidado de la piel durante la pandemia 

68views

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Lavarse las manos y ponerse una mascarilla son medidas claves para prevenir la COVID-19. Pero pueden secar la piel y causar erupciones cutáneas. Esto es lo mejor que se puede hacer.

Actualmente, muchas personas se están lavando las manos o están usando desinfectante para manos con más frecuencia. Muchas también se ponen mascarillas cuando están en público o durante el turno en el trabajo, a veces la llevan puesta por horas.

Estas medidas son clave para reducir la transmisión del virus que causa la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Pero pueden irritar y dañar la piel. Hacer unos pocos cambios en el cuidado de la piel de las manos y la cara pueden ayudar a contrarrestar estos efectos.

Cuidado de las manos

Una de las cosas más importantes que puedes hacer para protegerte contra la COVID-19 es tener las manos limpias y sin microbios. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que te laves las manos con frecuencia con agua y jabón por lo menos por 20 segundos, o que uses un desinfectante para manos con base de alcohol que contenga al menos 60% de alcohol.

Pero lavarte mucho las manos puede quitar los aceites naturales de la piel. Para prevenir la piel seca y agrietada:

  • Trata las manos con delicadeza. Usa agua fresca o tibia con jabón para lavarte las manos. El agua caliente no es más efectiva contra los microbios que pueden enfermarte. Y el agua caliente puede aumentar el daño a la piel.Evita los jabones antibacterianos. No son tan útiles para prevenir las enfermedades infecciosas. Y tal vez contengan sustancias químicas, como fragancias, que pueden irritar la piel.
  • Para protegerte la piel, usa guantes cuando limpies. Los desinfectantes para limpiar superficies son efectivos contra los gérmenes, pero algunos de los ingredientes pueden dañarte las manos.
  • Hidrata, y continúa hidratando. Después de lavarte las manos, enjuágalas con suavidad, y sécalas dando golpecitos. En seguida, usa una crema hidratante en abundancia. Si sientes que la piel de las manos todavía se siente seca después de más o menos un minuto, aplica más crema hidratante.Usa una crema hidratante hipoalergénica y sin fragancias ni colorantes que puedan irritarte la piel. Ten la crema hidratante a mano — al lado del lavabo en el baño y el fregadero de la cocina, en el automóvil, o en tu lugar de trabajo. Facilita lo más posible este paso esencial.
  • Combina cremas hidratantes. En algunos casos, combinar cremas hidratantes es lo que mejor funciona. Las lociones livianas generalmente atraen la humedad a la capa exterior de la piel. Busca ingredientes como urea, glicerina, o ácido hialurónico.Para atrapar la humedad en la piel, sigue con una crema hidratante más densa que prevenga la pérdida de humedad. Las cremas con base de aceite o la vaselina funcionan bien. Como las cremas humectantes más densas pueden resultar grasosas, algunas personas se ponen una capa gruesa en las manos y la cubren con guantes de algodón durante la noche.
  • No ignores la protección temprana de la piel. Aunque las manos no se sientan secas ni agrietadas, asegúrate de hidratarlas con regularidad. Es más efectivo prevenir la irritación de la piel antes de que se presente, y no intentar recuperar el tiempo perdido cuando la piel ya se ha resecado y agrietado.

Cuidado del cutis

Muchos trabajadores en lugares como salones de belleza, restaurantes, tiendas, y en el área de la salud, llevan mascarillas durante sus turnos durante la pandemia de la COVID-19.

Pero, por más útiles que sean estas medidas, usar la mascarilla puede llevar a la irritación de la piel en el puente de la nariz, el mentón, las mejillas, e incluso detrás de las orejas. Algunas personas presentan picazón o una erupción en la piel. La piel sudorosa o húmeda bajo la mascarilla puede provocar la aparición de acné. Para aliviar estas complicaciones causadas por el uso de la mascarilla durante la pandemia de la COVID-19:

  • Adopta una rutina regular para la limpieza de la piel. Limpia e hidrata el cutis antes y después de usar la mascarilla. Elige productos «no comedogénicos», lo que significa que no van a obstruir los poros.Pero no uses productos con petrolato. El petrolato es un ingrediente común en cremas y ungüentos densos, como la vaselina. Puede afectar la función de la mascarilla, en especial las mascarillas N95 que usan muchos trabajadores del área de la salud. Si tu piel tiende a ser grasa, usa un producto hidratante soluble en agua.
  • Usa un ungüento o una venda como barrera. Para prevenir o aliviar lesiones en la piel causadas por la presión o la fricción de las mascarillas, una capa gruesa de óxido de zinc puede calmar y proteger la piel. El óxido de zinc es un protector para la piel que con frecuencia se usa para tratar la erupción del pañal o una piel muy agrietada. Úsalo en el puente de la nariz o detrás de las orejas.También puedes intentar colocar una venda entre los puntos en que hay presión entre la piel y la mascarilla. Pregúntale al doctor o al farmacéutico sobre vendas que brinden alivio refrescante y se adhieran a la piel, mientras que al mismo tiempo permitan que la mascarilla se use de manera apropiada.
  • Alivia las ampollas. Si se forma una ampolla, mantenla limpia y aplica un ungüento antibiótico. Usa una venda para crear una barrera protectora entre la ampolla y la mascarilla.
  • Trata el acné. Si presentas acné, limpia la piel con regularidad. Usa una loción hidratante soluble en agua. Busca productos para tratar el acné que contengan retinoides, peróxido de benzoilo, y ácido salicílico. También evita apretar o extraer los barritos, lo que puede contribuir a la inflamación y la infección del área.

Cuidados profesionales

No dejes de lavarte las manos ni de ponerte mascarillas, ya que estas son las medidas de prevención principales contra la COVID-19. Entretanto, tomar las medidas descritas anteriormente puede ayudar a protegerte la piel.

Si presentas una piel agrietada que comienza a sangrar, las ampollas se transforman en úlceras o se infectan, o si tienes una reacción grave en la piel, habla inmediatamente con tu doctor. El daño a la piel puede aumentar tu riesgo de infección, y quizás necesite más que cuidados en casa. El tratamiento quizás incluya medicinas de venta con receta y terapias para la piel.

Leave a Response