Uncategorized

¿Cómo será vivir en las ciudades del futuro?

61views

La tecnología y la sostenibilidad marcarán el futuro de las ciudades inteligentes, que contarán con mejores infraestructuras y avanzadas conexiones para un mayor desarrollo social, medioambiental y económico.

Ya existe, se encuentra al suroeste de Seúl, en Corea del Sur y se llama Songdo.

No es una utopía, su paisaje está lleno de parques y campos de golf, los edificios, todos inteligentes son alimentados energéticamente por el sol. En casa y en las calle los sensores  son dueños de las acciones con el fin de ahorrar energía. Los residuos de la ciudad se absorben a través de tuberías subterráneas, donde se reciclan y queman para obtener combustible.
El medio natural sde transporte es la bicicleta y los semáforos se activan al detectar a los peatones.

Esto se vive hoy en la que es considerada “la ciudad más inteligente del mundo”, habitada por más de 120.000 personas,  familias de alto status que buscan tranquilidad, conexión a internet al 100% y una amplia oferta educativa de calidad. En 2022 se habrán invertido alrededor de 40 mil millones de dólares en la construcción de esta metrópolis, que cuenta con 40 % de sus 600 hectáreas en forma de zona verde, y que  pese a lo exclusiva, resulta 40 % más económico que en el más exclusivo y famoso barrio de Seúl

Ciudad fresca en el desierto

En Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, está la ciudad de Masdar. Se está construyendo (estaría completada en 2025) sobre el desierto de Arabia. Las viviendas se conservan frescas todo el día, a pesar del calor; las calles se han diseñado para que siempre haya sombra donde cobijarse. Un túnel de viento canaliza el aire fresco a través de estas. No hay combustibles fósiles que den calor en Masdar. Por la ciudad, solo circularán vehículos eléctricos. Y justo en el centro, un gran Instituto de Investigación.

Granja solar en Masdar
Granja solar en Masdar (Google)

Tanto Songdo como Masdar pertenecen a la categoría de smart city o ciudad inteligente, aquella cuyo desarrollo urbano se basa en una sostenibilidad capaz de satisfacer, a la vez, necesidades de habitantes, empresas e instituciones, en aspectos operativos, económicos, sociales y ambientales. Una ciudad inteligente facilita la comunicación fluida de todos sus actores; la integración de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, la robótica y los sistemas inteligentes de transporte, y basa su estructura energética en las renovables. Imaginemos una inmensa red de comunicaciones eficientes, entre sus habitantes y con el entorno, que flota sobre una base: una altísima calidad de vida. Eso es una smart city.

Ciudades para la gente, no gente para las ciudades

Estos son solo dos ejemplos de lo que parece que ya está a la vuelta de la esquina y es que las ciudades inteligentes, o más bien las ciudades deberán adaptarse a las crecientes necesidades del ser humano. Se calcula que para  2050, 6.7 billones de personas habitarán las ciudades en el mundo, y según la ONU, si hoy hay 33 megaciudades con más de 10 millones de habitantes, en 2030, habrá en el mundo 43.

Es por eso que resulta urgente que las ciudades tomen en su riendas su planificación y desarrollo, pues hoy son apenas 27 las ciudades que forman parte de la lista de smart más importantes del mundo, de un total de 5,550 ciudades con más de 100,000 habitantes, según un estudio de la Universidad de Glasgow.

Londres, Singapur y Barcelona van a la cabeza. Y son las mejores porque usan la tecnología y los datos como arma para hacer frente a los desafíos económicos, sociales y ambientales de la ciudad.

La ciudad inteligente no es una meta, sino un camino continuo. Para iniciar la transformación hacia ella, hay que tener en cuenta las fortalezas y debilidades de cada ciudad; los factores demográficos, sus necesidades más acuciantes. Después, decidir qué smart city se desea tener. Y hacerlo paso a paso, con iniciativas específicas para cada caso, priorizando, antes que cualquier cosa, la vida de sus habitantes.

 

 

Leave a Response