ComprasTendencias

  6 reglas que debes tener en cuenta antes de comprar un regalo

90views

Antes de elegir algún regalo para nuestros seres queridos, debemos recordar que los obsequios hablan de nosotros, así que para  dar en el clavo, basta seguir algunas sencillas reglas.

1. Disfruta del proceso

La filosofía oriental está llena de cuentos que enseñan que dar es siempre más enriquecedor que recibir pero, incluso los alérgicos a este tipo de ideologías deberían prestar más atención a lo que regalan porque es una de las mejores tarjetas de presentación. Los regalos se hacen por el gusto del que regala y no por el mérito del que los recibe como decía el escritor Carlos Ruíz Zafón. Así que hay que cuidar lo que elegimos porque reflejará nuestro gusto, empatía, sentido del humor, personalidad o generosidad. Generalmente, cuando usamos algo que nos han regalado evocamos al que nos dio ese objeto, más que al objeto mismo”.
No hay que olvidar que para que uno pueda disfrutar confeccionando una lista de personas a las que regalar, apuntando ideas y direcciones de tiendas o recortando páginas en las revistas, hay que disponer de algún tiempo. Si los regalos se dejan para el final, la cosa ya no funciona.

2. Olvidemos nuestros gustos y pensemos en los de los demás

Mucha gente olvida que la regla básica de hacer regalos es satisfacer los gustos de las personas a las que van dirigidos, no los nuestros. Y aquí pueden plantearse dos problemas. Primero: no conocemos muy bien las preferencias de nuestro amigo/a. En ese caso se puede preguntar a familiares o íntimos sobre sus inquietudes y, si esto no es posible, siempre hay regalos eclécticos que gustan a todo el mundo. El universo de la gastronomía está lleno de ellos: un buen vino, jamón serrano, chocolates. Los libros son también una apuesta segura, así como cosas de casa que todos utilizamos como tazas de desayuno u objetos decorativos..

3. Cuándo, cómo y dónde

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el contexto en el que el regalo va a ser recibido. ¿Va a estar la persona sola, rodeada de amigos o en un evento familiar? Si tenemos previsto regalarle algo muy personal a nuestra pareja, es mejor dejarlo para un momento íntimo y no en la comida de Navidad, junto a sus padres. Los lugares públicos pueden resultar también embarazosos para abrir cierto tipos de regalos.
Los partidarios de ofrecer obsequios humorísticos deben recordar que el sentido del humor que muchos exhiben en el bar se esfuma cuando su regalo de Navidad está en juego. Si uno insiste en arriesgarse a hacer la broma, ¡adelante!, pero no estaría de más acompañar la gracia con un segundo regalo ‘serio’ y ‘cariñoso’.
También es importante la presentación. Es lo primero que vemos, lo que crea ilusión, genera expectativas y añade distinción al gesto.

4. Huir de la practicidad, al menos en Navidad

Nunca faltan los partidarios de los regalos prácticos, de ir a lo seguro, de comprar cosas que sepamos con certeza que se van a utilizar,  pero esa función está muy alejada de la destinada al regalo navideño, algo más parecido a materializar el afecto que tienes por alguien una vez al año. Un buen concepto de lo que debería ser un regalo es ofrecer aquello que la persona no se atrevería a comprarse a sí misma; ya sea porque lo ve como una extravagancia, un gasto superfluo o un capricho que no puede permitirse”. Así, el que obsequia se convierte en una especie de geniecillo que cumple deseos. A los muy, muy ricos, que tienen y se permiten comprar de todo, se les puede regalar, por ejemplo, una simple pastilla de jabón neutro, al mismo tiempo que se les da una lección zen de simplicidad.

5. Evitar regalar dinero

Los sobres con dinero y, deberían estar solo reservados para los más mayores, que ya no pueden dedicarse a callejear en busca de regalos. Dar dinero en Navidad es sinónimo de pereza y poco interés hacia el otro. Siempre es mejor arriesgarse y comprar algo, aunque luego se tenga que cambiar, que entregar un sobre con billetes.

Respecto al dinero hay que respetar siempre los acuerdos, y si se ha decidido que los regalos del amigo invisible deben oscilar en torno a una cantidad no hay que sobrepasarla, porque dejaríamos mal a los otros, tampoco gastar menos. L

6. Hay que ser ecuánimes y democráticos

Admitámoslo, todos tenemos nuestros preferidos entre hermanos, primos, sobrinos, amigos y compañeros de trabajo. Personas con las que conectamos mejor que otras, pero esas simpatías no deben reflejarse  a la hora de hacer regalos; especialmente si estos se abren en grupo, a la vista de todos.

Estamos seguros de que siguiendo estos consejos, tus obsequios tendrán un significado especial para tus seres queridos.

 

Leave a Response