Llena tu hogar de tranquilidad y armonía

La clave está en los detalles

Tu casa debe ser tu refugio y santuario. Tiene que ser tu reino, el lugar al que llegas y te relajas después de un día duro, donde encuentras la desconexión, el descanso y disfrutas de los tuyos y de lo que te gusta hacer.

La clave para transformar una casa en un hogar está en los pequeños detalles que la hacen nuestra. ¿Cómo conseguirlo?  El orden, la luz, las plantas y la decoración son tus aliados. Apunta estos tips que puedes ir incorporando a tu hogar, dándoles tu toque personal, para hacer de él un lugar más relajante.

 

Pon orden y deshazte de lo que no uses

El desorden puede provocar estrés. De ahí la importancia de que tus cosas no invadan todo el espacio.  Así que lo primero es hacer limpieza y deshacerse de todas aquellas cosas que no necesitas. A veces tenemos demasiadas cosas en casa y nos convertimos en esclavos de ellas, por lo que es muy importante quitar el exceso de cosas, sin perder lo que quieres, sólo lleva unos segundos y deja una sensación increíble.

Almacena en cajas y quita las cosas de la vista

Primero te deshaces de lo que no quieres y luego organizas todo aquello que necesitas de modo que el espacio se mantenga visualmente libre. Así evitaremos lo que se conoce como contaminación visual. Este tipo de ambientes caóticos llevan a las personas a un estado de excitación y ansiedad momentánea, que puede traducirse en trastornos de atención, alteraciones del sistema nervioso, estrés por saturación de elementos y colores y mal humor. Una buena forma para evitarlo es almacenar las cosas en cajas y etiquetarlas convenientemente. Así no te olvidarás de lo que tienen y lo encontrarás con facilidad cuando lo busques.

 

Incorpora elementos curvos a la decoración

No se trata de que todos los elementos de tu salón sean redondeados pero tampoco es bueno que todos sean cuadrados. Los conocedores opinan que los muebles de formas sinuosas generan sensación de felicidad y relajación en la gente. En cambio, las líneas rectangulares provocan frialdad, hostilidad y pocas ganas de quedarse. De ahí que sean más rectos los muebles de los lugares públicos.

Recurre a las flores y a las plantas

Las flores y plantas tienen un impacto inmediato sobre la felicidad y a largo plazo un efecto positivo en los estados de ánimo. La gente tiende a sentirse menos deprimida y menos ansiosa cuando recibe flores y muestra una mayor sensación de satisfacción con la vida. Además, ayudan a establecer conexiones íntimas y mejorar el nivel de relación con familiares y amigos.

Un poco de aroma

Velas, incienso, ambientadores, brumas para almohada… son muchas las opciones que te permitirán darle un toque de olor a tu casa. Los beneficios son muchos, ya que a través del olfato se estimula el hemisferio derecho del cerebro, el lóbulo emocional. Esto significa que los olores, al igual que las imágenes, evocan sensaciones y sentimientos que, si son positivos, estimulan todo el sistema del placer, liberando serotonina y favoreciendo sensaciones de felicidad.

La importancia de la pintura

La elección del color es fundamental. Cada tono puede hacerte sentir de una manera diferente. Algunos colores por ejemplo, pueden  bajar considerablemente los niveles de estrés en una persona y con mayor razón si los ve constantemente en su casa. Los colores histriónicos excitan el sistema nervioso, poniéndonos en alerta y aumentando nuestros niveles de estrés y ansiedad. Por ello, se deben evitar las tonalidades intensas en la coloración de habitaciones en las que se quiera pasar mucho tiempo o en las estancias dedicadas al descanso y al reposo.

Los azules y grises hacen más lenta la frecuencia cardiaca y la tensión arterial a la vez que ayudan a buscar la tranquilidad y la calma. El rosa pálido puede generar  el efecto contrario y, si se usa, es recomendable utilizarlo de forma combinada con otros elementos en color gris.

Fomenta la luz natural

No sólo evitarás encender durante más tiempo las lámparas eléctricas, sino que con la luz natural rendirás más, tu estrés disminuirá, no alterarás tu reloj biológico y por tanto, dormirás bien y tu estado de ánimo será mejor. Durante el día procura que tus cortinas no sean demasiado opacas para que permitan pasar más luz. Mamparas y puertas corredizas de cristal te ayudarán a construir espacios más diáfanos y a aprovechar estos beneficios.

Decora con fotos de familia y momentos alegres

Cada objeto tiene un significado especial, pueden  representar amor, paz, felicidad… y ayudan a mejorar la sensación de confort y de calidez del propio espacio. Tener a tu alrededor fotografías de las personas que quieres o de momentos felices evocarán emociones positivas. Nos recuerdan los sentimientos que tenemos en relación a esas personas y lo que ellas sienten hacia nosotros. Amor, familia, unidad, apoyo, comprensión…que por supuesto, evocadas en imágenes que nos recuerdan esas sensaciones, nos hacen sentir más felices.