Minimalistas o barrocas, sencillas o extravagantes, naturales o glamorosas.  

Desde ese momento mágico en que te da el anillo, el tiempo es oro para ti, por eso toma nota de las siguientes características que podría tener tu vestido de novia  si te casas en el 2019.

Toques de color

Optar por un toque de color que rompa con el blanco será uno de los detalles que no pasará desapercibido en los vestidos de novias el próximo año.

Son varias las firmas que introducen el color en sus diseños.  En algunos casos, pintan el estilismo completo. En otros, el color aparece en bordados, apliques de paillete y hasta en discretas, pero vanguardistas pinceladas.  Un estilismo perfecto para una boda en un jardín.

 

Nude, el nuevo blanco

Tradicionalmente  las novias han usado, de forma obligatoria, el color blanco para el día de su boda. Pero las cosas han cambiado y las mujeres de hoy están eligiendo vestidos que se adapten más a su personalidad.  En los últimos años, algunas tonalidades como el nude, champaña y el rosa palo han irrumpido en las boutiques nupciales. Y llegaron para quedarse, pues revitalizan el look de la novia de una manera muy natural.

 

 Detalles en negro

El negro es un color que parecía estar  vetado para las novias. Pero no. La tradición ha cambiado mucho en lo que a vestidos de novia se refiere, tanto es así que ahora es plena tendencia, aunque de momento solo en algunos detalles. En 2019, el binomio black & white  estará más vigente que nunca por su elegancia y sofisticación.  Algunos de los diseñadores que apuestan por él en sus avances de colección son Jesús Peiró y los vestidos desmontables de Jordi Dalmau, que permitirán a sus novias llevar dos looks en uno. Toda una delicia para las novias más cosmopolitas.

Plumas

Quizá en los detalles esté la clave para ser una novia diferente y por su delicadeza, los apliques de plumas son uno de los elementos más cautivadores en los avances de colecciones 2019. En faldas, caudas, hombreras, tocados y aretes dinamizan decenas de looks con diferentes propósitos. Atelier Pronovias les da un uso muy romántico, mientras que, en los vestidos de Cymbeline, las plumas trasladan a las novias al mundo bohemio y descarado del parisino Moulin Rouge de finales del siglo XIX.

Flecos

Inspirándose en los años 20, son muchos los diseñadores que incorporan los flecos a sus propuestas. La tendencia que se suma a tu vestuario para el 2019, se cuela también en el mundo nupcial.  Son una de las tendencias más buscadas. De estilo más clásico, inspiración retro o en clave country, los diseñadores de moda nupcial han caído rendidos a la que promete ser la tendencia de la temporada. Así, los flecos se añaden a los diseños completando la silueta y figura del vestido, dotándolo de movimiento y fluidez.
Sin duda, un vestido con flecos dará un aire muy vintage a las novias más divertidas y ansiosas de hacer de la pista de baile una auténtica fiesta.

Mangas removibles

Medievales, setenteras, de cuento de fantasía. Tengan la inspiración que tengan, para el próximo año los vestidos de novia con manga ofrecerán multitud de versiones, desde  extralargas  hasta removibles.  El hecho de que se puedan quitar y poner permitirá a las novias más camaleónicas pasar de un estilismo vintage a otro más contemporáneo en un abrir y cerrar de ojos.

Telas fluidas

Las telas vaporosas y suaves como los tules, las telas hiladas con algodón o crepes de seda y organzas son algunos de los tejidos seleccionados por los diseñadores más famosos  para sus colecciones de novias de 2019. Ya sea con bordados o con aplicaciones de pedrería, los diseños son un homenaje a la femineidad y fuerza de la mujer actual. El resultado son vestidos de novia sencillos que capturan esa esencia natural que se busca para una boda en la playa, en el campo o en un jardín.

Escotes clásicos

Si en 2018 la tendencia fueron los escotes ilusión, 2019 será el año de los escotes clásicos: en V, corazón y barco son los escotes que regresan con fuerza a las principales boutique de vestidos de novia. Sin embargo, esto no significa que vaya a desaparecer el efecto tatuaje de los vestidos de novia de encaje sobre el busto y los hombros.  El escote en V alarga visualmente las facciones, estiliza el cuello y hace que el busto parezca más prominente. El escote en forma de corazón también es una ayudita para las novias con poco pecho y les permite lucir unos bonitos hombros y clavícula. En tanto, la línea horizontal del escote barco resalta los hombros y sirve para equilibrar la silueta de aquellas mujeres con cadera ancha.

 

Flores en 3D

Sutiles o excesivas, grandes o pequeñas, de seda o encaje, en blanco o incluso en color… vete quedándote con ellas porque vas a ver muchas flores 3D en vestidos de novia en el 2019.

En cualquier caso no son algo para quien busque un vestido discreto, pero sí muy romántico. Vestidos que parecen de princesas o en los que se ve la frescura y la magia de los jardines ya que no sólo se ven flores, sino también las hojas y los tallos. Y que sean románticos no quiere decir que no puedan ser sexis, porque las flores puedes colocarse estratégicamente en vestidos de encaje que dejan ver mucha piel sobre las zonas que se quieren tapar.

 

Capas

Si lucir como una princesa Disney en tu boda ha sido tu sueño toda la vida, esto te va a encantar. Las capas largas, medianas o cortas en chiffon con detalles bordados de flores o lisas de satén son un must. Dotan a cualquier look de un glamur y distinción indiscutibles. Las novias contemporáneas cada vez prescinden más del velo y las capas son una gran opción para hacer una llegada triunfal.